...

miércoles, 2 de abril de 2008

2-4-08 "Se le chispoteo a Leonel. Ya sabemos sus intenciones"


Estimados Compañeros,

Anteayer el presidente Leonel Fernandez sostuvo un encuentro con los principales periodistas de medios televisivos matutinos.

Estimo que el presidente cometio un error: Invitar a Huchi Lora y a Juan Bolivar Diaz (Dos periodistas independientes)

Independientemente de la desafortunada defensa de las nominas CB (Que primero nego por mas de una hora) lo importante es que Leonel dejo entrever sus verdaderas intenciones: Eternizarse en el poder.

Cito el articulo del dia de Miguel Guerrero en el diario "El Caribe".

Por Miguel Guerrero / El Caribe Miercoles

2 de abril del 2008 actualizado a las 12:34 AM

El presidente Fernández acaba de confirmar los temores de que su reelección en las elecciones del 16 de mayo sea el punto de partida para su perpetuación en el poder indefinidamente.

En un almuerzo esta semana con un selecto grupo de periodistas en el Palacio Nacional, el mandatario dejó en claro que no descarta, si las circunstancias se lo permitieran, presentarse de nuevo como candidato en el 2012.

Como el buen político que es, el señor Fernández sabe bien que si gana la reelección podría quedarse en el poder por mucho tiempo.

Conocido cuanto lo ama sería muy ingenuo imaginar que en control de todos los resortes del poder, político y económico, al que luce tan apegado, haga dentro de cuatro años un acto de constricción, incompatible con su formación esencialmente laica, y le deje el camino a otro.

No existe amor o pasión más fuerte en su vida que el mundo al que la voluntad de terceros y las circunstancias le condujeron en 1996. Ahora es él quien está en capacidad de crear las condiciones para que las circunstancias se acomoden a sus objetivos personales.

Su eventual victoria electoral le dejaría sin oponentes y el único escollo en el camino a una presidencia vitalicia, mientras vida y fuerza les queden, se limitaría a la disidencia en su propio partido, la que ya apenas se escucha.

Se sabe que la reelección se ha engullido los potenciales liderazgos internos en el peledeísmo, ahora intensa y apasionadamente balaguerista, reduciéndolos en algunos casos a simples y oscuros subalternos, o a dóciles compañeros prestos a alzarle el brazo en señal de sumisión absoluta. Su reelección lo convertiría en el amo y señor del país.

Haría, como ya se observa en el ámbito oficialista, un ritual obligatorio la veneración de su figura egregia e insustituible. Pero tal vez el señor Fernández haya puesto al descubierto imprudentemente pronto sus reales intenciones."

Meditemos sobre esto.